Livescore.in
Seleccionar página

Fuente: clubestudiantes.com

Frustración e impotencia. Esas dos son las palabras que mejor definen lo vivido hoy por las Women In Black de Movistar Estudiantes en su visita al Pabellón Ángel Nieto de Zamora. Y es que las de Fito Gonzálezafrontaban una cita clave para la permanencia, y aunque lo intentaron, no fueron capaces de competir durante los 40 minutos ante un Quesos El Pastor que fue superior.

Los flojos inicios de partido se están convirtiendo en la tónica habitual y en un lastre importante para las colegiales en esta temporada 2017-18, y hoy la historia se volvió a repetir. Un 8-0 local para arrancar que subió hasta un 17-5 en el ecuador del primer cuarto. Y una vez más las de Fito González supieron reaccionar para volver a meterse de lleno en el encuentro, dejando la desventaja en un corto 22-16 al final de los primeros diez minutos.

Eso siguío en los primeros compases del segundo cuarto, hasta el punto de que tras una canasta de Paula Ginzo colocó el 26-25 en el marcador. Incluso las Women In Black de Movistar Estudiantes tuvieron posesión para ponerse por delante por vez primera, pero una pérdida frustró el intentó. Y con esa oportunidad perdida llegó un tremendo apagón ofensivo y defensivo que condenó a las estudiantiles a irse al descanso con un claro 49-34 en contra tras un parcial de 23-9 en esos seis minutos previos.

Un golpe demasiado duro que costó mucho de asimilar, ya que a la vuelta de vestuarios la ventaja local alcanzó un máximo de 24 puntos con el 58-34 que lucía el luminoso del Ángel Nieto. Fue Alejandra Quirantela que logró abrir el marcador colegial en la segunda parte, pero todas las intentonas por volver a meterse en el partido fueron en vano, ya que el cuarto acabó con un 71-52 que dejaba en una misión casi imposible la primera victoria en la Liga Día.

Los últimos 10 minutos se convirtieron en un mero trámite en el que las locales, conscientes de su superioridad, no pisaban el acelerador en exceso ante un conjunto que seguía intentandolo con más corazón que otra cosa, pero que no encuentra el rayo de luz al que agarrarse para salir del óscuro túnel en el que anda metido.